ZEULAB colabora con Oxfam Intermón

Escrito por zeu el . Posteado en Agua/Water, Responsabilidad social

Zeulab-colaboracion-oxfam-intermon-microcystest

Zeulab ha colaborado con Oxfam Intermón tras finalizar la campaña de responsabilidad social que llevó a cabo durante el 2014. El 1% de las ventas de MicroCystest fueron donadas a Oxfam Intermón colaborando con la campaña “Un mundo sin Agua” propuesto por Zeulab, contribuyendo a que las familias etíopes tengan acceso a agua potable.

La Dra. Elena Domínguez Manager Comercial en Zeulab hizo entrega de la donación a Rosalía Riambau, Responsable de Oxfam Intermón en Zaragoza.

Muchas gracias a todos los que nos ayudaron con esta causa y los invitamos a seguir colaborando con nosotras en futuras iniciativas sociales que Zeulab seguirá apoyando.

Si te interesa donar o colaborar con esta ONG dirígete a la pagina de Oxfam Intermón también puedes hacerlo mediante la copra de alguno de sus productos en la tienda Oxfam Intermón.

microcystes y oxfam zeulab responsabilidad socialmicrocystes y oxfam zeulab responsabilidad social tienda zaragozamicrocystes y oxfam intermon zeulab responsabilidad social tienda zarag

Control de coccidiosis en avicultura y residuos de Diclazuril

Escrito por zeu el . Posteado en Antibióticos/Antibiotics

Diclazuril para el control de coccidiosis en aviculturaLa coccidiosis es una enfermedad infecciosa producida por parasitos intestinales intracelulares, principalmente del genero Eimeria, que provocan síntomas como la diarrea, debilidad y mortalidad en tasas variables.

A pesar de que puede aparecer en todas las especies animales utilizadas en producción ganadera y en el hombre, esta enfermedad es especialmente grave en avicultura debido a sus consecuencias económicas independientemente de que su explotación se produzca de forma intensiva o extensiva. Tras un proceso de 5 a 7 días se produce una serie de síntomas que puede desembocar en mortalidad o en la reducción del rendimiento productivo de los animales.

Para el tratamiento y prevención de esta enfermedad se utilizan diferentes cocciostaticos como los Ionóforos (monensina, narasina y salinomicina) y otros compuestos sintéticos como la halofuginona, nicarbazina y robenidina. Por otro lado, el diclazuril, que es un derivado de la triazina, se utiliza en la prevención de esta enfermedad adicionándose en el pienso en dosis cercanas a 1 ppm.

El pasado 14 de enero se publicó el reglamento europeo 2015/46 que autoriza el diclazuril como aditivo en la alimentación de los pollos y pavos de engorde, y las pintadas de engorde y de reproducción.

En este caso, el preparado comercial descrito en el reglamento, debe utilizarse en pienso como premezcla y en una dosis comprendida entre 0,8 y 1,2mg/Kg de principio activo y en ausencia de otros coccidiostaticos.

En alimentos de origen animal, los Límites Máximos de Residuos son:

Residuos de Diclazuril, LMR

ZEULAB dispone de un kit de tipo ELISA de la marca Europroxima que permite la determinación y cuantificación de los residuos de diclazuril en alimentos (huevo y tejido muscular de aves). Este kit tiene un Límite de Detección de 25 μg/kg en músculo.

Para más información, póngase en contacto con el departamento comercial de ZEULAB: jvalares@zeulab.com

 

Aprobado el Real Decreto sobre información alimentaria y declaración de alérgenos en los alimentos ¿Tienes dudas sobre cómo aplicarlo?

Escrito por zeu el . Posteado en Alérgeno alimentarios/Food Allergens

Aprobado el Real Decreto 126/2015 que amplia con requisitos específicos el Reglamento UE 1169/2011 respecto a la información alimentaria y declaración de alérgenos en los alimentos. ¿Tienes dudas sobre cómo aplicarlo?

etiquetado de alergenos, zeulabEl pasado 27 de Febrero, fue aprobada la esperada norma que regula las modalidades para facilitar la información obligatoria sobre la presencia de alérgenos en los ingredientes de los alimentos que se presentan sin envasar para su venta al consumidor final y a las colectividades, así como los que son envasados por el titular del comercio al por menor para su venta inmediata en el establecimiento o bien se envasan en el momento de la compra a petición del comprador.

El Reglamento UE 1169/2011 contempla por primera vez desde el 13 de Diciembre de 2014, a sectores como la restauración (comercial y colectiva) y comercio minorista en la obligación de informar al consumidor, de los ingredientes que puedan causar alergias e intolerancias.

Según dice el considerando 48 del reglamento, sobre la información de alimentos no envasados, “se considera que la información sobre alérgenos potenciales es muy importante. Existen indicios de que la mayoría de los incidentes de alergia alimentaria tienen su origen en alimentos no envasados.”

Son 14 alérgenos los que deben declararse obligatoriamente cuando se utilizan como ingredientes.

¿Qué establecimientos deben aplicar los requisitos del Real Decreto 126/2015?

  • Los que sirven comidas, como bares, cafeterías, restaurantes, comedores escolares o de empresa, y similares.
  • Los que venden alimentos sin envasar o envasados a petición del consumidor, como por ejemplo fiambres, panes, sándwiches, tartas, comidas preparadas u otros alimentos a granel.
  • Los que venden o suministran alimentos sin envasar a otros establecimientos como escuelas, hospitales, residencias de mayores, restaurantes, etc.
  • Los que envasan productos alimenticios para su venta inmediata en el propio establecimiento u otros establecimientos de su propiedad.

El término “Alimentos sin envasar” se utiliza para referirse a todos los alimentos suministrados por estos establecimientos.

¿Cómo se debe facilitar la información al consumidor?

Como vemos los establecimientos son muy variados y también la forma en la que suministran los alimentos sin envasar, por eso se han contemplado distintas modalidades para facilitar la información de alérgenos. Son las siguientes:

  • En etiquetas adheridas al alimento cuando este se haya envasado con antelación. El tamaño de las letras con carácter general deberá ser de 1,2 mm y cuando la superficie mayor del envase sea inferior a 80 cm2.
  • En carteles colocados junto a los alimentos en el mostrador, en los siguientes casos: Los que están previamente envasados y su venta se realice con vendedor y los que se venden sin envasar o se envasan en el punto de venta a petición del comprador.
  • etiquetado de alérgenos en los alimentos, zeulabMediante otros medios, como por ejemplo: Un menú o carta, un recetario de los productos que comercializa el establecimiento, información oral. Esta información debe estar siempre accesible antes de que se realice la compra. El establecimiento debe indicar, en un lugar muy visible para los consumidores, donde o a quién deben dirigirse para solicitar esta información. Si el establecimiento cuenta con distintos puntos de venta de productos sin envasar, estas indicaciones acerca de cómo obtener la información sobre ingredientes alérgenos deben tenerla visible en cada uno de los puntos de venta o secciones. No son necesarios estos carteles en locales como por ejemplo: comedores escolares u hospitales, donde los consumidores no eligen su comida al momento sino que han indicado previamente sus necesidades para que su dieta esté adaptada en función de sus alergias o intolerancias, por ejemplo: dieta sin gluten. En estos casos si que se ha de tener la información sobre los ingredientes para facilitarla tanto al consumidor como a las autoridades de control. Si la información se facilita de forma oral, se deberá tener igualmente por escrito o de forma electrónica (como fichas de producto, recetas…) y de manera muy accesible para poder presentarla a demanda del consumidor o de las autoridades de control en caso de que la soliciten.
  • En el caso de venta a distancia, como por ejemplo un pedido telefónico a un establecimiento de comida para llevar:
  1. La información ha de facilitarse antes de que se realice la compra,  por ejemplo por teléfono (de forma oral) o  en la web (de manera electrónica).
  2. La información ha de facilitarse antes de que se realice la compra, de forma escrita en el momento de la entrega del alimento.
De acuerdo con las normas vigentes:
  • NO es válido para los establecimientos que venden alimentos sin envasar,  informar que desconocen los alérgenos que contienen los alimentos que ofrecen.
  • NO  es admisible informar de forma general que todos los alimentos que se venden en el establecimiento pueden contener alérgenos.

En el caso de que un consumidor alérgico demande un alimento que no contenga un ingrediente en concreto, si no está seguro de que no lo contiene, ni siquiera por contaminación cruzada, no le informe  que puede suministrárselo.

Idioma

En cuanto a la lengua en la que la información alimentaria obligatoria debe facilitarse será, al menos,  en castellano, lengua española oficial del Estado.

Para los productos tradicionales elaborados y distribuidos en una comunidad autónoma, con lengua oficial propia, podrán etiquetarse en su lengua oficial excepto en la información sobre los ingredientes que causan alergias e intolerancias. El etiquetado de alérgenos al menos deberá facilitarse en castellano.

Para ampliar información consulte la Guía de aplicación de AECOSAN

Detección de residuos de antibióticos en piensos: de la granja a la mesa

Escrito por zeu el . Posteado en Antibióticos/Antibiotics, Nuevos productos

El empleo de antibióticos con fines terapéuticos o profilácticos es una práctica habitual en el ámbito de la producción animal. Entre otras vías, estos compuestos antimicrobianos pueden administrarse al ganado en forma de piensos medicados.

deteccion de antibioticos en pienso Antibióticos en piensos

Se puede definir un pienso medicado como la mezcla de productos medicamentosos veterinarios y piensos que se administra a animales en base a sus propiedades terapéticas o preventivas). Los compuestos antimicrobianos que forman parte de los piensos medicados deben estar autorizados para la especie animal a la que se destina el pienso y estar contemplados por el Reglamento del consejo 2377/90, que clasifica y define los límites máximos de residuos (LMR) para dichas sustancias. Los piensos medicados suelen contener concentrariones elevadas de antimicrobianos; varían según el objetivo deseado y el estado fisiológico-sanitario de los individuos, pero las concentraciones de compuesto activo (mg/Kg pienso) alcanzadas en piensos suelen oscilar entre 50 y varios miles.

¿Qué interés tiene la detección de residuos de antibióticos en piensos?

Diversos factores pueden contribuir a la contaminación accidental y no deseada de piensos no medicados con antibióticos (errores humanos, malas prácticas en la elaboración-transporte-almacenamiento de los piensos). Así, pequeñas cantidades de pienso medicado retenidos en el circuito de producción o en los depósitos de almacenamiento pueden implicar la contaminación cruzada de los siguientes lotes de pienso negativo.

deteccion de antibioticos en piensos¿Qué consecuencias tiene la presencia no deseada de compuestos antimicrobianos en piensos?

Varios peligros potenciales derivan de la contaminación cruzada de piensos negativos, tanto a nivel de los animales como de los alimentos que de ellos se obtienen:

– En primer lugar, hay que tener en cuenta que la presencia en el pienso de antimicrobianos no esperados puede interaccionar de forma negativa con otros agentes terapéuticos que se administran a los animales. Así, podrían observarse fracasos en los tratamientos aplicados, con las consiguientes pérdidas económicas.

– Además, la mezcla de piensos medicados y no medicados puede dar lugar a concentraciones de compuesto activo subletales para algunos microorganismos patógenos, condiciones que pueden favorecer la adquisición de mecanismos de antibio-resistencias. Así, estos antimicrobianos podrían convertirse en inefectivos frente a patologías infecciosas del ganado e incluso podrían trasmitirse a través de la cadena alimentaria contribuyendo al fracaso de los tratamientos a nivel de medicina humana.

– Por otra parte, estos antimicrobianos no deseados presentes en el pienso podrían llegar a los alimentos de origen animal (leche, huevos, carne, etc) ya que no se contemplarán los periodos de supresión necesarios. Diversos estudios han demostrado que bajos niveles de contaminación cruzada (2 mg de sulfamida/kg de pienso) pueden implicarse de forma significativa en la presencia de residuos en tejidos animales. En determinadas circunstancias, podrían incluso encontrarse residuos en alimentos de origen animal en concentraciones por encima de los niveles máximos permitidos (LMR). Si estos productos ilegales son detectados por los sistemas de control (planes de autocontrol, controles oficiales, análisis en las industrias o laboratorios interprofesionales) pueden acarrear elevadas pérdidas económicas para el ganadero o productor, además de las cuestiones legales derivadas. En el peor de los casos, si estos alimentos superan las barreras de control y llegan al consumidor, podían ser responsables de cuadros de alergia o toxicidad aguda en individuos sensibilizados y, sobre todo, del desarrollo de resistencias a antibióicos.

e-reader zeulab deteccion de antibioticos en piensoHerramientas para la detección de residuos de antibióticos en piensos

La detección de residuos de antimicrobianos en piensos puede abordarse por medio de diferentes técnicas analíticas. Teniendo en cuenta la gran variedad estructural de los antimicrobianos que pueden encontrarse en los piensos, lo más razonable si se desconoce qué compuesto puede estar implicado es emplear métdodos de cribado. Estos métodos, generalmente de base microbiólogica, son test relativamente sencillos que permiten detectar de forma simultánea un número elevado de muestras con un coste económico asequible. Se trata de técnicas cualitativas capaces de diferenciar entre muestras negativas y positivas (con concentraciones de residuos por encima del límte de sensibilidad del test). Posteriomente, otras técnicas más específicas (métodos inmunológicos, cromatográficos, espectrometros de masas) pueden ser aplicadas a muestras positivas con el objetivo de identificar y cuantificar el antimicrobiano presente.

Explorer 2.0 y e-Reader: una solución innovadora para la detección de antimicrobianos en piensos

EXPLORER 2.0 es un test cualitativo para la detección de sustancias inhibitorias en diversos alimentos y matrices (carne, hígado, riñón, huevos o piensos). El test está basado en la inhibición del crecimiento microbiano y permite diferenciar de una forma sencilla y rápida muestras que contienen residuos de antimicrobianos por encima de los límites de detección del test. El empleo de e-Reader acoplado a Explorer 2.0 permite integrar incubación y lectura a tiempo real, deteniendo el ensayo en el punto óptimo que asegura la mejor sensibilidad del test. Además, el equipo realiza una valoración objetiva de los resultados y es capaz de almacenar los datos, garantizando la trazabilidad del sistema.

Preparación de la muestra de pienso:

– Pesar 1 ± 0,1 g de pienso molido en un tubo limpio y con tapa.

– Añadir 20 mL de PBST previamente calentado (40ºC aproximadamente)

– Homogeneizar en un agitador de rodillos o agitador magnético durante al menos 30 minutos hasta lograr una adecuada solubilidad del pienso.

– Centrifugar 15 min a 2.000g. Alternativamente se puede filtrar utilizando un filtro de 0,45μm.

– El sobrenadante está preparado para el análisis.

Protocolo del test:

– Aplicar 100 μl de muestra

– Incubar a temperatura ambiente durante 20 min.

– Eliminar la muestra de los tubos mediante un lavado con agua destilad y sellar los tubos

– Introducir los tubos en el e-Reader.

– e-Reader parará automáticamente el ensayo y mostrará en pantalla los resultados.

e-reader deteccion de antibioticos en pienso zeulab

Límites de detección del test:

Explorer 2.0 es capaz de detectar una gran variedad de antibioticos en piensos. En la siguiente tabla se muestra la sensiiblidad del test (μg/Kg) a diversos antimicrobianos representantes de las familias más habituales.

limites de deteccion LMR en piensos explorer 2.0

Resistencia a antibióticos: una responsabilidad de todos

Escrito por zeu el . Posteado en Antibióticos/Antibiotics

Resistencia a antibioticos, zeulab Los antibióticos han sido y son una herramienta muy eficaz para evitar y controlar las infecciones bacterianas. Sin embargo, desde diferentes ámbitos, se alzan voces para avisarnos de la necesidad de un uso adecuado de estos medicamentos para impedir que pierdan su eficacia y puedan seguir siendo útiles durante mucho más tiempo.

A principios del siglo XX comenzaron las primeras investigaciones sobre estas sustancias químicas. Y en tan solo unas décadas, antibióticos como las sulfamidas y la penicilina G permitieron tratar eficazmente enfermedades infecciosas que durante años habían causado una elevada mortalidad.

En los años 40-50 los antibióticos comenzaron a usarse también para tratar a animales enfermos, a animales sanos que habían convivido con otros afectados (tratamientos profilácticos) y a animales, también sanos, con el único objetivo de contribuir a su engorde (tratamientos promotores del crecimiento).

De forma paralela al creciente uso de los antibióticos, la preocupación de los científicos por la aparición de resistencias de las bacterias frente a estas sustancias también aumentaba. Mientras el uso terapéutico de antibióticos requería de prescripción facultativa, su utilización en piensos como promotores del crecimiento se había extendido ampliamente y no necesitaba receta. En 1969 el Comité Swann recomendó imponer restricciones al uso de antimicrobianos en pienso, para permitir sólo aquellos no usados como terapéuticos en medicina humana y veterinaria (Edqvist y Pedersen, 2000). En la actualidad, las cifras anuales de muertes debidas a infecciones por gérmenes multirresistentes en Europa son de 25.000 personas (OCU, 2013) y de 23.000 en EEUU (CDC-USA, 2013).

Las autoridades sanitarias han tomado conciencia de este grave problema. Desde 2006 el uso de los antibióticos como promotores del crecimiento está prohibido en la Unión Europea. Pero todavía es posible su utilización con este objetivo en distintos países como EEUU, donde el 75% de los antibióticos comercializados tiene un uso veterinario, y China, donde esta cifra alcanza el 50%. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera este problema entre los tres riesgos sanitarios más graves, y la Unión Europea inició en 2011 un plan “Action plan against the rising threats rom Antimicrobial Resistance” que incluye la mejora en el uso y control de los antibióticos.

Los ciudadanos también somos parte activa en la resolución de este problema. Además de utilizar los antibióticos solo bajo prescripción médica y respetar los tiempos y las dosis indicadas; podemos exigir que las normativas en vigor se cumplan y obligar a que la industria tome medidas más restrictivas en el uso y control de los antibióticos. Así está sucediendo en EEUU, donde los consumidores exigen carne sin antibióticos, y como consecuencia, empresas productoras y restaurantes ofrecen alimentos producidos de forma responsable.

La legislación recoge el límite máximo de residuos que puede contener un alimento (Reglamento (UE) Nº 37/2010 de la Comisión) antes de su salida al mercado. Mientras que algunos sectores como el lácteo tienen una larga trayectoria en el control de residuos de antibióticos, en otros, el número de análisis que se realizan es más bajo. Hoy en día tenemos unas herramientas rápidas, sencillas y eficaces para evitar la presencia de antibióticos en alimentos. Están a disposición de ganaderos, procesadores de alimentos y laboratorios para conseguir unos alimentos seguros y lograr que los antibióticos puedan seguir salvando vidas en el futuro.