La Mosca de los Establos

Las moscas de los establos, o Stomoxys calcitrans, son similares en apariencia a los tábanos, con cuerpos peludos de coloración café-negro y con sobresalientes ojos compuestos. Son una plaga seria para el ganado, afectando no sólo a las personas sino también a vacas, teneros, aves y perros.

La boca de esta mosca tiene la capacidad de perforar la piel y succionar para obtener sangre para alimentarse. Al contario de otras especies de moscas, tanto el macho como la hembra pican para alimentarse de la sangre. La mosca de los establos se alimenta repetidas veces durante la puesta de huevos y, por esta razón, es posible que sólo una mosca pueda ser responsable de múltiples picaduras. Si una infestación llega a ser severa, la producción y la salud de los animales se verán afectadas. La mosca de los establos se centra en las patas de los animales.

Las moscas del establo causan daños económicos muy graves. Las más perjudicadas son las explotaciones bovinas lecheras y de engorde en todo el mundo. La producción lechera puede bajar hasta el 60%. El umbral de daño económico se ha establecido en unas 25 moscas por animal. Infestaciones de unas 20 moscas por ternero disminuyen los incrementos de peso en hasta 1 kg diario.

Este daño es el consecuencia de la pérdida de sangre (anemia) y del estrés causado por las dolorosas picaduras y el picor subsiguiente que a su vez hace que los animales se rasquen violentamente pudiéndose causar heridas susceptibles de infectarse secundariamente con bacterias.

Las moscas del establo son vectores de enfermedades como diversas tripanosomiasis, antrax, brucelosis y viruela aviar, y también pueden transmitir mecánicamente la anaplasmosis. Dado que visitan a muchos hospedadores diferentes, pueden actuar como vectores mecánicos de enfermedades virales y bacterianas, p.ej. del virus de la fiebre aftosa.

Recientemente, científicos del Servicio de Investigación Agrícola de EEUU (ARS) han descrito un método novedoso para el control de esta mosca, el denominado método de “empujar y tirar” (push and pull strategy). Empujar se basa en utilizar un repelente, que pueden ser productos químicos de baja toxicidad, para alejar las moscas del ganado. Tirar implica utilizar sustancias que atraigan a la mosca a un sistema de captura en el que se utiliza un insecticida de baja toxicidad o una sustancia pegajosa para evitar que escapen.

Otras sustancias como la ciromazina, que es un regulador del crecimiento, impide la muda y el desarrollo normal del exoesqueleto de la mosca.

Fuentes: USDA: United States Department of Agriculture (http://www.ars.usda.gov/is/ar/archive/jan13/flies0113.htm)

Parasitipedia: http://parasitipedia.net/

Revista Blanco y en Botella (Numero 5, febrero 2013) (http://opleche.com/).

Pedro Razquin

Pedro Razquin es Owner y CEO en ZEULAB, también es Presidente cluster biotecnología de Aragón. Desarrollando soluciones para la Seguridad Alimentaria.