Guía de análisis de residuos de antibióticos en carne

Un antibiótico es una sustancia química producida por un ser vivo o derivado sintético que mata o impide el crecimiento de ciertas clases de microorganismos sensibles. Generalmente son fármacos usados en el tratamiento de infecciones por bacterias, de ahí que se les conozca como antibacterianos o antimicrobianos.

En la actualidad existen más de 50 antibióticos aprobados para uso veterinario. En atención a su estructura química se pueden clasificar en diversos grupos: Aminoglicosidos, Macrolidos, Tetraciclinas, Beta-lactámicos, Quinolonas, Sulfamidas, etc.

El uso de los antibióticos en el sector veterinario está ampliamente extendido. Así, más del 75% de los antibióticos producidos por la industria farmacéutica son consumidos por el sector ganadero. El tipo de antibiótico empleado está determinado por las enfermedades a tratar. En consecuencia, es necesario realizar una buena gestión de éstos, como su dosis o periodo de supresión, para evitar la presencia de residuos en los alimentos.

La variedad de residuos de antibióticos que podríamos encontrarnos en la carne es tan amplia como el número de medicamentos disponibles para el tratamiento de las enfermedades veterinarias. Por tanto, es aconsejable elegir un método que permita la detección de un amplio espectro de antibióticos de forma sencilla, rápida y a un coste reducido. Éstos son los métodos de cribado basados habitualmente en métodos microbiológicos (Explorer). Partiendo del supuesto lógico que la mayoría de las muestras están libres de residuos, estos métodos permitirán identificar fácilmente las muestras contaminadas (positivas) del resto.

Para determinar el tipo de antibiótico y la concentración en la que se puede encontrar en la muestra contaminada es recomendable emplear métodos específicos basados en técnicas inmunoquímicas (ELISAs) o cromatográficas (LC-MS). Estos son los denominados métodos de identificación o confirmación. Son métodos de coste superior, más laboriosos y que requieren mayor equipamiento y personal cualificado.

Por tanto, una estrategia analítica adecuada pasaría por una primera etapa de cribado para identificar las muestras contaminadas y así evitar que esta carne llegue al mercado.

En una segunda fase, el operador alimentario, por ejemplo el matadero, podrá decidir si identifica el antibiótico presente en la muestra y la concentración a la que se encuentra. Para ello, necesitará aplicar los métodos de identificación y cribado como los ELISAs, tests rápidos o LC-MS.

Si el operador (matadero) tiene sospecha del uso de un determinado antibiótico en una zona y época del año, o quiere valorar a un tipo de proveedor, puede realizar una campaña específica para la búsqueda de ese contaminante concreto. Los métodos ELISA y LFIC (test rápidos) son los más recomendables por su especificidad y facilidad de procesamiento.

EXPLORER 2.0 & E-READER: EL CRIBADO MÁS EFICIENTE EN ANÁLISIS DE CARNE

ZEULAB empresa líder en el desarrollo de métodos de control de antibióticos en carne ha diseñado un sistema único que le sitúa a la vanguardia de los métodos de cribado. El sistema Explorer2.0&e-Reader es la solución más eficiente para la detección de una amplia gama de residuos de antibióticos en carne. Gracias a un test sencillo, de bajo coste y rápido, el operador (matadero) puede cribar la presencia de residuos de los principales grupos de antibióticos: Beta-lactámicos, tetraciclinas, macrólidos, sulfamidas, aminoglicosidos, etc (ver ficha técnica).

El sistema ha sido validado y recomendado en España por el Laboratorio de Referencia Nacional de Mahadahonda dependiente de AECOSAN (Alimentaria, Marzo 2016, nº471). Así mismo, ha sido validado por el laboratorio de Referencia de Bélgica, ILVO (Validation Report, 2014) y el Laboratorio de Referencia Europeo, ANSES.

QUINOSCAN: EL COMPLEMENTO PERFECTO PARA UN CRIBADO TOTAL

El sistema Explorer 2.0 & e-Reader, que detecta todos los antibióticos de los grupos de beta-lactámicos, tetraciclinas, sulfamidas, macrólidos, aminoglicosidos, etc., puede ser mejorado gracias a la combinación con QuinoScan, el test rápido específico para la detección de quinolonas. La combinación de ambos tests permite el cribado de prácticamente todas las sustancias antibióticas de uso veterinario.

TEST ELISA: LA SOLUCIÓN PARA LA CUATIFICACIÓN DE RESIDUOS DE ANTIBIÓTICOS  ESPECÍFICOS

Cuando el analista tiene sospecha de la utilización de un antibiótico concreto, la selección del kit ELISA específico para esa sustancia/grupo permite identificarla y cuantificarla en las muestras de carne objeto de estudio.

CLASIFICACIÓN DE LOS MÉTODOS DE CONTROL DE ANTIBIÓTICOS:

Pedro Razquin

Pedro Razquin es Owner y CEO en ZEULAB, también es Presidente cluster biotecnología de Aragón. Desarrollando soluciones para la Seguridad Alimentaria.