Detección de residuos de antibióticos en piensos

El empleo de antibióticos con fines terapéuticos en el ámbito de la producción animal es una práctica necesaria para el tratamiento de ciertas enfermedades. Entre las diferentes vías de administración de estos compuestos antimicrobianos, éstos pueden darse al ganado en forma de piensos medicados. En consecuencia, es necesario llevar un control riguroso de estos productos para evitar su uso inadecuado en animales sanos, las contaminaciones no controladas y para evitar finalmente la presencia de residuos en los alimentos.

¿Qué es un pienso medicado?

Se puede definir un pienso medicado como la mezcla de productos medicamentosos veterinarios y piensos que se administra a animales en base a sus propiedades terapéuticas. Los compuestos antimicrobianos que forman parte de los piensos medicados deben estar autorizados para la especie animal a la que se destina el pienso. Los piensos medicados suelen contener concentraciones elevadas de antimicrobianos, varían según el objetivo deseado y el estado fisiológico-sanitario de los individuos.

¿Por qué se puede contaminar un pienso?

La contaminación accidental y no deseada de piensos no medicados con antibióticos puede deberse a varios factores:

  • Errores humanos de gestión de la trazabilidad del producto.
  • Malas prácticas en la elaboración-transporte-almacenamiento de los piensos. Por ejemplo, pequeñas cantidades de pienso medicado retenido en el circuito de producción o en los depósitos de almacenamiento pueden implicar la contaminación cruzada de los siguientes lotes de pienso negativo.

 

¿Qué consecuencias tiene la presencia no deseada de compuestos antimicrobianos en piensos?

La contaminación cruzada de piensos negativos puede tener consecuencias perjudiciales, tanto en producción animal como a nivel de seguridad alimentaria:

  • La presencia en el pienso de antimicrobianos no esperados puede interaccionar de forma negativa con otros agentes terapéuticos que se administran a los animales. Esto podría perjudicar los tratamientos aplicados.
  • La mezcla de piensos medicados y no medicados puede dar lugar a concentraciones del compuesto activo subletales para algunos microorganismos patógenos, condición que pueden favorecer la adquisición de mecanismos de antibiorresistencias.
  • Estos antimicrobianos no deseados presentes en un pienso contaminado por error podrían llegar a los alimentos de origen animal (leche, huevos, carne, etc.) ya que no se contemplarán los periodos de supresión necesarios. Diversos estudios han demostrado que bajos niveles de contaminación cruzada (2 mg de sulfamida/kg de pienso) pueden relacionarse con la presencia de residuos en tejidos animales. En determinadas circunstancias, podrían incluso encontrarse residuos en alimentos de origen animal en concentraciones por encima de los niveles máximos permitidos (LMR). Si estos productos ilegales son detectados por los sistemas de control oficiales pueden acarrear graves sanciones para el ganadero o productor.

¿Cómo realizar un análisis de residuos de antibióticos en piensos?

La detección de residuos de antimicrobianos en piensos puede abordarse por medio de diferentes técnicas analíticas. Teniendo en cuenta la gran variedad estructural de los antimicrobianos que pueden encontrarse en los piensos, lo más efectivo, si se desconoce qué compuesto puede estar implicado, es emplear métodos de cribado. Estos métodos, generalmente de base microbiológica, son test relativamente sencillos que permiten detectar un número elevado de antibióticos en un solo ensayo y procesar desde una a un número elevado de muestras con un coste económico asequible. Son técnicas cualitativas para identificar las muestras positivas del resto de muestras. La naturaleza o composición de estas muestras positivas puede ser determinada en una etapa posterior mediante técnicas cuantitativas más específicas, aunque más laboriosas y de coste superior (métodos inmunoquímicos, cromatográficos, o de espectrometría de masas).

Explorer 2.0: una solución eficaz para la detección de antimicrobianos en piensos

EXPLORER 2.0 es un test cualitativo para la detección de sustancias antimicrobianas en diversos alimentos y matrices (carne, hígado, riñón, huevos o piensos). El test está basado en la inhibición del crecimiento microbiano de Bacillus Stearothermophilus y permite diferenciar de una forma sencilla (Positivo=azul, negativo=amarillo) y rápida (<3horas) muestras que contienen residuos de antimicrobianos.

Preparación de la muestra de pienso:

La extracción de la muestra se realiza de forma sencilla mezclando una solución salina de PBST con 1 gramo de pienso molido, agitando y filtrando o centrifugando para obtener un sobrenadante que se aplica en el test.

Protocolo del test:

La muestra de 0.1 ml se aplica en el tubo del test listo para usar, se incuba durante 20 min a temperatura ambiente para posteriormente lavar el tubo con agua destilada. Este tubo, se incuba durante 3 horas a 65ºC. Al cabo de ese tiempo, se observa visualmente el tubo. Si el color del tubo es amarillo la muestra no contiene antibióticos. Si el color se mantiene azul, la muestra es positiva, o sea contendrá antibióticos por encima del límite de detección.

Pedro Razquin

Pedro Razquin es Owner y CEO en ZEULAB, también es Presidente cluster biotecnología de Aragón. Desarrollando soluciones para la Seguridad Alimentaria.