Elección del sistema de muestreo idóneo para el análisis de patógenos en superficies

Listeria monocytogenes y Salmonella son dos de las principales preocupaciones del sector alimentario en materia de seguridad. Para producir alimentos seguros las industrias alimentarias deben implantar un correcto plan de autocontrol. Este autocontrol debe estar enfocado tanto en el producto final como en las superficies de trabajo, ya que pueden convertirse en la principal vía de contaminación en el caso de alimentos listos para el consumo.

Para realizar estos análisis de superficies la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha establecido una serie de directrices. Entre ellas, cabe destacar las recomendaciones respecto al equipo de muestreo utilizado. Los principales equipos de muestreo que indican son: toallitas humedecidas, esponjas abrasivas e hisopos. ¿Pero cuál es el idóneo para realizar el control de superficies en mi empresa?

La AESAN establece que hay que tener en cuenta diversos factores: la cantidad de superficie a muestrear, las grietas o zonas de difícil acceso, número de muestras a tomar… A estos factores hay que sumar la posible presencia de biofilms, que hace necesario utilizar un equipo de muestreo que permita la fricción fuerte de las superficies. En caso de no realizar esta fricción, se puede pasar por una zona de máxima contaminación sin detectarla.

Muchos de los test comerciales para la detección de Salmonella y especialmente de Listeria monocytogenes utilizan como equipo de muestreo los hisopos. No obstante, la AESAN desaconseja su uso porque “su fragilidad limita la fricción y porque su pequeño tamaño implica una menor superficie de contacto”. Por su parte, las toallitas humedecidas y las esponjas abrasivas son los equipos de muestreo más recomendados debido a su gran capacidad de fricción y su posibilidad de muestrear más superficie.

Teniendo en cuenta estas directrices se ha optimizado el método MicroLab superficies para la utilización de esponjas abrasivas por ser el sistema más eficiente. De forma muy sencilla, con la esponja que incluye cada dispositivo MicroLab se muestrea la superficie de análisis. Esta esponja con la muestra tomada se introduce directamente en MicroLab para realizar en 2 simples etapas el análisis de Salmonella o Listeria monocytogenes.

Raúl Alonso

Production Manager en GTZ Microlab Detect. Máster en Calidad, Seguridad y Tecnología de los Alimentos.