Soluciones para el ganadero: cómo evitar una pérdida de más de 2.000€ por un positivo a residuos de antibióticos.

Autores: Pedro Razquin, José A. Valares.

La producción de leche en el sector primario es una tarea que supone una elevada dedicación del ganadero y un compromiso constante con la calidad y seguridad de este alimento.

A lo largo del año, una de las cuestiones que puede generar mayor incertidumbre al ganadero es la presencia incontrolada de residuos de antibióticos en la leche que entrega diariamente. En la mayoría de los casos esto es debido a un error humano o a un cambio inesperado en los tipos de tratamiento en los animales que se encuentran en diferentes momentos de la lactación. Desgraciadamente, las consecuencias pueden ser muy graves para la ajustada economía de la explotación. Por ejemplo, una granja de 100 vacas que produce 3.000 litros diarios puede ser penalizada con más de 2.000 € por la industria, además de enfrentarse a un expediente de la autoridad sanitaria y a otros gastos derivados de la destrucción de la leche contaminada.

En algunos países europeos, existe una larga trayectoria en el autocontrol de estos residuos en granja. En muchos casos, industria, veterinario y ganadero colaboran en el plan de control, tanto económicamente como técnicamente. Esto evita muchos accidentes que son resueltos en la explotación sin mayores consecuencias.

Existen 2 puntos de control de interés para el ganadero:

    1. Análisis individual de animales tratados: Es el punto fundamental para llevar una gestión de anticipación. Los tratamientos nunca son idénticos. Los partos se adelantan y las cinéticas de liberación de los residuos en leche pueden desviarse. La realización de un sencillo test de amplio espectro como Eclipse Farm 4G antes de introducir la vaca en la rutina de ordeño diario evitará contaminaciones inesperadas del tanque.

 

    1. Análisis del tanque de leche: La verificación de la leche del tanque que va a ser recogida es una pauta que puede ahorrar muchos disgustos por un error humano. La introducción en ordeño de una vaca que está en tratamiento provoca un accidente que contamina un tanque de 3.000 litros de leche con una elevada concentración de residuos. Esta situación podría llegar a producir problemas en silos de hasta 100.000 litros dentro de las plantas lácteas si la leche no se analiza. En esta etapa, el control se puede abordar mediante un test de amplio espectro (Eclipse Farm 4G) si se dispone de un de tiempo antes de la recogida por el camión o un test rápido de beta-lactámicos y tetraciclinas como Duplex BT Scan si hay que tomar una decisión de forma inmediata.

 

Afortunadamente, implantar el control en vacas individuales o en tanque es hoy en día una tarea muy sencilla. Gracias a pequeños dispositivos automáticos de análisis, un ganadero puede realizar en unos minutos un test de antibióticos. Los resultados llegan al teléfono móvil y pueden ser compartidos en tiempo real con la industria para llevar una gestión integrada.

Descubre las nuevas soluciones de control de antibióticos en granja:

Pedro Razquin

Pedro Razquin es Owner y CEO en ZEULAB, también es Presidente cluster biotecnología de Aragón. Desarrollando soluciones para la Seguridad Alimentaria.